El Oculus de Calatrava: la luz del Lower Manhattan

0

La Estatua de la Libertad de Ellis Island y el árbol Sicómoro que protegió la Capilla de San Pablo el 11 de septiembre no son los únicos símbolos de esperanza y paz en la isla de Manhattan. En la zona financiera del Bajo Manhattan que ocupaban las desaparecidas Torres y el World Trade Center, hoy se suma el Óculo de Calatrava al paisaje urbano, que simboliza un pájaro liberado por las manos de un niño. Y para dar fe del acto de liberación, el arquitecto español ideó una cúpula de cristal con un ojo que alumbra con luz natural el viaje que harán cada día 200,000 viajeros por el mundo subterráneo de los andenes y al salir lo primero que verán será el cielo de New York.

Calatrava asistió a la inauguración acompañado de su hija Sofía. Como símbolo de la nueva vida el día que comenzaron las excavasiones, Sofía era más pequeña y liberó un par de palomas al aire desde la tribuna. La imagen de aquellas palomas volando fueron anunciadoras e inspiradoras para los retos que enfrentaría el arquitécto e ingeniero español.

IMG_4673

 

 

 

La inaguración del Oculus, una obra llena de símbolos de amor, iluminación y purificación también ha generado polémicas sobre la mala administración del proyecto y el derroche de dinero. Luis Guerra, un fotógrafo chileno, residente en New York, que asistió a la inauguración, no cuestiona la demora de 7 años del proyecto, ni el alto costo y se suma a la lista de los que reflexionan en la idea de que la Paloma de Calatrava llena un espacio físico y un vacío emocional. Hay que entender que esta grandiosa obra se ha edificado sobre una zona devastada por un acto de odio y prepotencia, donde lo irrecuperable, son las vidas humanas.

IMG_4686

 

Luis Guerra como otros neoyorquinos, aunque se sobrepuso a la tragedia no le ha sido tan fácil olvidar las memorias dolorosas que dejaron cicatrices. Hace 15 años, empezaba a trabajar como fotógrafo para la revista FAMA cuando le correspondió documentar la desolación y las calles cubiertas de polvo blanco y cenizas. Por meses fue como una zona de guerra. Hoy fue uno de los primeros en caminar por los pasillos del Oculus y no pudo contener la emoción que le provocó esta vivencia: “sentí que estaba caminando hacia la luz. Recuerdo que en este mismo lugar, por meses, lo único que se veía era una nube de polvo y humo. En Manhattan no existe nada así y no cabe duda que esto es para siempre”.

IMG_4555

 

En la noche el Oculus de Calatrava es una linterna que alumbra la zona financiera. En el día le basta la luz de su propia belleza arquitectónica, que nos hace pensar en el por qué Calatrava usó una palabra en latín. Y es que Oculus significa ojo, apertura. Y el Panteón de Roma tiene una abertura en la Cúpula que se conoce como el Oculus. Y según la leyenda es la única entrada de luz por donde el mal se purificaba.

replicaarcadelaalianza

 

Pero existen otros símbolos en los cuales pensó Calatrava: las alas también simbolizan los querubines sobre el Arca de la Alianza o la Mandorla Bizantina el marco ovalado que protegía a los personajes sagrados o a las protectoras sobre una canoa egipcia.bizantino

 

Calatrava se enfocó en crear un espacio alto y abierto en una zona que por naturaleza es encerrada, y así el viajero no sintiera la típica claustrofobia que provocan los subterráneos. Para ello construyó un edificio con 96 pies en el punto más alto. La estructura está armada con costillas de acero y vidrios, dispuestos en una forma elíptica, creando dos canoas en la parte norte y en la sur de la gran plaza. La idea también es que funcione en su gran vestíbulo con el mismo estilo de vida de cafés que tiene la estación Grand Central, el edificio favorito de Calatrava en New York.IMG_4584

 

El evento de inauguración de una parte de la estación, incluyendo su vestíbulo principal, se llevó a cabo con mucha discreción y asistieron los trabajadores del proyecto, funcionarios y el mismo Calatrava acompañado de su hija. Calatrava expresó que la mejor de sus intenciones con el Oculus fue “honrar, reconstruir, recuperar y devolver la paz, pero también construir un lugar público lleno de luz y una terminal de estos tiempos con un grandioso centro comercial, donde la gente trabajadora que viaja pueda disfrutar su viaje”.

IMG_4739

 

IMG_4643

Luis Guerra en el interior del Oculus, FOTOS exclusivas para la revista FAMA

Desde el principio del proyecto Calatrava comentó estar consciente del desafío que enfrentaba como arquitecto: “es un reto construir una obra gigante de esta magnitud sin interrumpir la función de los trenes durante la construcción”. Además Calatrava tenía otro impedimento, la zona del Bajo Manhattan se encuentra por debajo del nivel del mar.

 

 

 

 

Share.

About Author

Leave A Reply

Translate »