KEIRA KNIGHTLEY

0

(archivo de fama)

ENTRE ANNA KARENINA Y LAS MIELES DEL AMOR

Keira Knigtley, el rostro de Mademoiselle Chanel, deslumbró a todos el pasado mes de septiembre en la alfombra roja con un vestido rosa de la colección Chanel Couture Fall 2012, en la premier mundial de la película “Anna Karenina”, en el cine Odeon Leicester Square, en Londres.

Los contrastes de texturas, las flores bordadas y las transparencias en las mangas armonizaron con un cinturón metálico que insinuaba con delicadeza su silueta. Su maquillaje en tonos terracota complementaba su impresionante look, acentuando suavemente el rubor de las mejillas, y con exquisito equilibrio sus labios en tonos melocotón. Para completar su atuendo, como joyas lucía unos discretos pendientes de diamantes. Increíble! la trasposición en el tiempo de la heroína romántica que Keira encarnó. Los genes no traicionan y desde pequeña Keira, hija de una dramaturga y un actor, quiso también ser actriz. Poco después de cumplir los 17 años de edad abandona sus estudios para centrarse en su carrera cinematográfica la cual ha ido en rápido ascenso.

Anna Karenina

 

Keira, la nueva Anna Karenina

En el filme “Anna Karenina” dirigido por Joe Wrigth y con guión de Tom Stoppard, basado en la novela del escritor ruso León Tolstoi, la actriz y modelo británica encarna admirablemente a la seductora Anna. Un verdadero reto, la aristócrata rusa había sido interpretada anteriormente por las divas Greta Garbo y Vivien Leigh. Keira no se negó, sabemos que le fascinan los papeles dramáticos, ya había representado a otras mujeres capaces, seguras de sí mismas y de sus decisiones en la vida, Elizabeth Bennet en “Orgullo y prejuicio”, Georgiana Cavendish en “La Duquesa”, y Sabina Spielrein en “A Dangerous Method”.

Karenina rompe todas las reglas en la sociedad en que vive, deja atrás a su marido y a su hijo para escapar con su amante, el apuesto Conde Vronsky. Rechazada y condenada al ostracismo por la alta sociedad, repudiada por su familia, castigada emocionalmente con no ver a su hijo, agobiada por el temor de ser abandonada por una mujer más joven, se arroja bajo un tren en el clímax de la desesperación. A Keira le encantó el desafío y se metió de lleno en el personaje, en sus complejidades y sus contradicciones, las que rechazaba o asumía. Pero Keira (Anna) lucieron irresistibles, y así lo confirman sus compañeros de reparto Aaron Johnson (Conde Vronsky) y Jude Law(Alexei Karenin).

KEIRA KNIGHTLEY

 

Los vestidos que lució Keira (Anna Karenina) son verdaderamente suntuosos. No hubo restricciones en las sedas y los rasos. La diseñadora de vestuario Jacqueline Durran, quien pudo dar riendas sueltas a su imaginación, pues recibió la inestimable ayuda de Chanel, reveló que, gracias a Keira Knightley, pudo utilizar US $ 2 millones (£ 1,25) por valor de diamantes para sus creaciones. Cada sombrero y velo, pendientes y collar jugaron un papel preferencial. Inolvidables son el traje negro de tafetán y tul que realzan la tez porcelana de Keira, y el de color blanco espumoso que subraya el aliento romántico del personaje, así como la amplia colección de joyas (diamantes y perlas), nunca antes vistas en un rodaje con tanto esplendor.

KEIRA KNIGHTLEY

 

Keira bañada por las mieles del amor

Desde que Keira anunció su compromiso con el músico de 29 años, James Righton, de la banda británica Klaxons, la habita un estado especial de felicidad. Atrás quedaron los momentos de tristeza y seriedad. También quedaron guardadas pero de manera imborrable las escenas de San Petersburgo y Moscú. Keira y James se han vuelto inseparables aunque reservan con discreción la fecha para la boda y los pormenores del compromiso. Mientras la artista se encuentra en una nueva filmación en la ciudad de Nueva York, James no esconde la impaciencia por el reencuentro y va a acompañarla en los tiempos libres.

Share.

About Author

Leave A Reply

Translate »